Proceso de paz en Colombia: Utopía o Realidad?

sebastian-martinezPor Sebastián Martínez Ferraté

Ayer en la X Conferencia Nacional Guerrillera, Iván Marquez Jefe de las FARC-EP, dijo que el apoyo al proceso de la totalidad de los delegados del grupo guerrillero es total, con lo cual se puede empezar a pensar en la paz si el pueblo colombiano así lo afirma en las urnas el próximo 2 de octubre.

Ni es, ni creo vaya a ser fácil por ninguna de las partes, incluso después de haber firmado el pacto ya que los sentimientos se despertarán después de estar dormidos tantos años y habrá que dosificarlos para que el remedio no sea peor que la enfermedad.

Para que hay paz en Colombia hay que perdonar a las FARC-EP, el narcotráfico, el secuestro y la extorsión, así como todos los delitos que se deriven, ya que se han cometido políticamente, porque no olvidemos que las FARC-EP son una organización política y todo lo que hacen para financiarse es parte de esa estructura. Así se evita con el beneplácito de las partes la extradición por narcotráfico a más de uno.

Quisiera céntrame en uno de los múltiples pactos que conforman este proceso de paz, que para mi es de suma importancia y no es otro que el NARCOTRÁFICO.

Según la inteligencia militar, durante el mes de Agosto de 2016 se destruyeron mas de 100 laboratorios clandestinos de cocaína en Guaviare, al oriente del país, ahí operaba el 1er. Frente de las FARC-EP llamado también Armando Ríos.

Este mismo frente el pasado mes de Julio 2016 ya declaró que ignoraría las ordenes de desmovilización, alegando que sus hombres seguirían luchando para obtener el poder para el pueblo, pero la resistencia de este frente tiene que ver mas con las ganancias que perderían como fruto de las actividades de narcotráfico que con una lucha ideológica.

Ante esta posible resistencia por parte de facciones disidentes del grupo guerrillero, el Presidente Juan Manuel Santos, en sus manifestaciones al respecto se mostró firme repetidamente cuando dijo que las únicas opciones para los combatientes que se nieguen a desmovilizarse serán la cárcel o la tumba.

Personalmente creo que les queda otra salida que al parecer nadie contempla, que no es otra que alistarse con el ELN (Ejercito de Liberación Nacional) y si esto sucede Colombia tendrá otro grave problema de la misma magnitud o quizás mayor.

Si como parece y según inteligencia militar ocho de cada diez kilos de cocaína son comercializadas por las FARC-EP, cuando se firme el proceso de paz ¿qué pasará?, no solo con el trafico, si no con los jefes que están al frente del negocio, tal y como se afirma en el mismo informe de que uno de ellos participó en los diálogos de paz de La Habana y sería responsable del 84% del trafico de cocaína.

Tal y como decía al principio de este artículo, como son delitos considerados políticos, ya contesto a la pregunta:” LOS JEFES SERAN INTOCABLES.”

*Uno de los múltiples pactos del proceso de paz, es “SOLUCION AL PROBLEMA DE LAS DROGAS ILICITAS” y consta de tres puntos básicos:

1.- Programa de sustitución de cultivo de uso ilícito.

2.- Programa de prevención del consumo y salud pública.

3.- Solución del fenómeno de producción y comercialización de narcóticos.

Estos tres puntos son los mismos que en los años 70 se pusieron encima de la mesa de reuniones de la UNESCO, LA OMS y la DEA, posteriormente se unieron mas organismos, y siguen los mismos problemas, si bien la sustancia narcótica era distinta pues se trataba del opio ya que la droga que mas peligro de uso tenía, era la heroína.

No se les ocurrió otra opción que ofrecerles a los cultivadores de la planta adormidera, en el llamado “TRIANGULO DORADO” que comprendía los países Camboya Laos y Tailandia, que sustituyeran la planta del opio por cultivos agrícolas,-evidentemente los agricultores dijeron que no pues ganaban con el opio 100 veces mas-.

Realmente podemos creernos que en este proceso de paz saldrá una solución para ello, yo creo que no, lo único que variará será el precio de la cocaína ya que su precio se volverá desorbitado, con lo cual el negocio se volverá mas provechoso para los cárteles.

DESPUES DE ESTA REFLEXION POR LO AQUÍ ESCRITO YA NO SE SI EL PROCESO DE PAZ ES UNA UTOPIA O REALIDAD, DE LO QUE SI ESTOY SEGURO ES QUE EL PACTO DE LA COCAINA, SERA DIFICIL MUY DIFÍCIL.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subscribe to our newsletter!

Latest Tweets by @IASecurity

Videos Featuring Our Experts

Promo for CNN's AC360°: "Passports in the shadows", feat. Roger Noriega Ambassador Roger Noriega on PBS NewsHour discussing U.S.-Mexico relations under Trump José Cárdenas Interview with Opinion Journal: "Hungry in Venezuela" Ambassador Noriega Analyzes President Obama’s visit to Cuba on PBS’ ‘Newshour’

Ambassador Roger Noriega discusses the implications and impact of the president’s visit to Cuba on PBS News Hour

Felipe Trigos habló sobre la visita del presidente Obama a Cuba

Testimony by Ambassador Roger Noriega before House Foreign Affairs Committee Hearing on Latin America in 2015: A Year in Review

Jose Cardenas discusses Cuba's problematic ties abroad at the Center for Security Policy’s 4th Annual Latin America Symposium

About

During the last several decades, the United States has invested billions of dollars in trying to help the governments of Latin America and the Caribbean deliver better lives for their citizens. This has meant helping them increase internal security by combating the illicit growing and trafficking in narcotics and the activities of terrorist groups, as well as helping them to shore up their democratic and free market institutions.

Unfortunately, in recent years, continued progress in these areas has been threatened, not least by the elections of radical populist governments in Venezuela, Bolivia, and Ecuador. These governments have instituted retrograde agendas that include the propagation of class warfare, state domination of the economy, assaults on private property, anti-Americanism, support for such international pariahs as Iran, and lackluster support for regional counter-terrorism and counter-narcotics initiatives.

We are a group of concerned policy experts that fear the results of these destructive agendas for individual freedom, prosperity, and the well-being of the peoples of the region. Our goal is to inform American policymakers and American and international public opinion of the dangers of these radical populist regimes to inter-American security.