PDVSA: Símbolo de corrupción, criminalidad e ineficiencia

El Nuevo HeraldROGER F. NORIEGA Y FELIPE TRIGOS

El petróleo debería ser el recurso que saque de la pobreza a los venezolanos y el vehículo que asegure décadas de progreso y seguridad para el país sudamericano. Sin embargo, el manejo de PDVSA durante los últimos 14 años ha tenido un efecto completamente distinto y la compañía ha sido sometida a tal cantidad de abusos y corrupción por los chavistas que la crisis económica por la que pasa podrían llevarla a la bancarrota mucho antes de lo pensado.

PDVSA, que alguna vez fue considerada una de las empresas petroleras más productivas en Latinoamérica, ha pasado a ser un nido de corrupción, ineficiencia, criminalidad y el centro de poder político y económico de la maquinaria chavista.

Desde la elección de Hugo Chávez en 1998, la compañía ha sido diezmada por el gobierno e hipotecada a países y organizaciones criminales. En lugar de aprovechar los ingresos que han dejado los altos precios de crudo, los chavistas se han encargaron de empeñar el patrimonio de los venezolanos para garantizar su permanencia en el poder.

Esta ambición ha llevado a la compañía a una situación tan precaria que sus directivos están teniendo problemas para financiar sus actividades diarias.

A diferencia de cifras oficiales, la producción actual de petróleo de Venezuela es de 2.4 millones de barriles por día, muy por debajo del máximo alcanzado antes de la llegada de Chávez cuando se producían 3.3 millones de barriles diarios. Aunque la producción ha disminuido y la empresa no puede pagar sus facturas, PDVSA ha duplicado su plantilla laboral desde el año 2003 a 110,000 empleados.

A pesar de haber descubierto nuevas reservas de crudo pesado que harían de Venezuela uno de los tres principales productores de petróleo en el mundo, el país enfrenta una de las más profundas crisis económicas en su historia.

Hoy PDVSA ya no es solo la caja chica del régimen. La empresa se ha diversificado a tal grado que el aparato chavista depende por completo de PDVSA para gobernar y mantener sus programas sociales. Las entidades de PDVSA ejecutan una red de distribución de alimentos, se hacen cargo de propiedades expropiadas, recaudan fondos que se destinan para sobornos políticos e incluso materializan operaciones financieras sospechosas para gobiernos extranjeros y organizaciones criminales.

Acuerdos preferenciales con China, Rusia, Irán y regalos a Cuba y otros países en el Caribe y América Central han dejado a PDVSA completamente sin recursos. Esta deplorable administración de la empresa ha empujado a Venezuela a tener que importar gasolina para satisfacer la demanda interna.

Electoralmente PDVSA ha sido esencial para los chavistas. En las elecciones presidenciales de octubre del 2012, Venezuela solicitó un préstamo por $32,000 millones para apoyar lo que sería la última campaña de Hugo Chávez. Préstamos como éste representan una parte minúscula de la manera en que sistemáticamente se ha empeñado la empresa a gobiernos extranjeros para financiar agendas políticas de corto plazo.

El régimen chavista vendió la soberanía venezolana que tanto dijo proteger a cambio de 14 años en el poder y de la destrucción absoluta de la economía venezolana. Chávez siempre promovió su mensaje antiimperialista en contra de los Estados Unidos. Lo que nunca dijo es que aceptaría abiertamente el imperialismo chino, ruso y cubano para proteger su reinado y la de sus ahijados políticos para convertir a Venezuela en un estado autocrático, clientelista y protector de la criminalidad.

El futuro de PDVSA está encadenado al régimen corrupto de Nicolás Maduro. El ungido de Chávez que ha sido incapaz de esconder sus deficiencias como líder y administrador público.

PDVSA solo podría salvarse si un régimen democrático reestructurara por completo la empresa y la separara de las manos corruptas del Estado. Desafortunadamente, el tiempo para que esto suceda se acaba y las deudas y falta de inversión en PDVSA ya han sobrepasado la capacidad del Estado para resucitarla.

La iniciativa privada apoyada por un régimen democrático podrían regresarle a Venezuela el sueño de convertirse en el país próspero que se merecen sus habitantes y que les ha sido negado por sus gobernantes. El tiempo apremia y la solución esta en manos de los venezolanos que creen en la democracia y que están dispuestos a recuperar los recursos que los chavistas se han robado.

Roger F. Noriega fue subsecretario de Estado Adjunto para AsuntosHemisféricos y embajador ante la OEA. Es investigador visitante en el American Enterprise Institute y está al frente de su firma, Visión Américas LLC.

Felipe Trigos es analista de Visión Américas LLC y contribuye con interamericansecuritywatch.com

De click aqui para tener acceso a articulo original.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subscribe to our newsletter!

Latest Tweets by @IASecurity

Videos Featuring Our Experts

Kingpins and corruption: Targeting transnational organized crime in the Americas Roger Noriega on the Crisis in Venezuela: The world's response | IN 60 SECONDS

Venezuelan crisis: A brief history by Roger Noriega | IN 60 SECONDS

WAC Philadelphia: Latin America’s Role in 2017 and Beyond, feat. José R. Cárdenas

Promo for CNN's AC360°: "Passports in the shadows", feat. Roger Noriega

Ambassador Roger Noriega on PBS NewsHour discussing U.S.-Mexico relations under Trump

José Cárdenas Interview with Opinion Journal: "Hungry in Venezuela"

Ambassador Noriega Analyzes President Obama’s visit to Cuba on PBS’ ‘Newshour’

About

During the last several decades, the United States has invested billions of dollars in trying to help the governments of Latin America and the Caribbean deliver better lives for their citizens. This has meant helping them increase internal security by combating the illicit growing and trafficking in narcotics and the activities of terrorist groups, as well as helping them to shore up their democratic and free market institutions.

Unfortunately, in recent years, continued progress in these areas has been threatened, not least by the elections of radical populist governments in Venezuela, Bolivia, and Ecuador. These governments have instituted retrograde agendas that include the propagation of class warfare, state domination of the economy, assaults on private property, anti-Americanism, support for such international pariahs as Iran, and lackluster support for regional counter-terrorism and counter-narcotics initiatives.

We are a group of concerned policy experts that fear the results of these destructive agendas for individual freedom, prosperity, and the well-being of the peoples of the region. Our goal is to inform American policymakers and American and international public opinion of the dangers of these radical populist regimes to inter-American security.