La Alarmante Ruleta Rusa de Juan Manuel Santos

Felipe Trigos-01
Por Felipe Trigos
La decisión del presidente colombiano Juan Manuel Santos de establecer un dialogo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) es un paso que puede catalogarse como ingenuo y hasta irresponsable.

Las FARC y el ELN han puesto en riesgo la seguridad de los ciudadanos colombianos desde hace varias décadas al establecer un estatus quo donde el imperio de la ley y el respeto a la democracia son cosas que no tienen cabida.

Secuestros, asesinatos, narcotráfico y violencia son algunas de las características que mejor representan el papel de estos grupos guerrilleros en Colombia.

Los dos grupos guerrilleros, como la mayoría en Latinoamérica, fundaron movimientos armados que impulsaban una agenda socialista en defensa de aquellos que habían sido marginados por la pobreza o por gobiernos apáticos.

No obstante, ambos grupos rápidamente sufrieron una metamorfosis y se convirtieron en insurgencias dedicadas al crimen organizado y a la promoción de la violencia por toda Latinoamérica.

En Colombia, el poder de las FARC obligó al gobierno federal a capitular gran parte del territorio colombiano a estas guerrillas para apaciguar sus actividades terroristas. Esta estrategia mas allá de ingenua e inexplicable, fortaleció a estos grupos aun más y los convirtió en una amenaza para toda la región.

El ex presidente Álvaro Uribe y antecesor de Santos, adoptó una política muy distinta a la administración actual en lo que se refiere a seguridad y a como lidiar con estos grupos criminales. El presidente Uribe alcanzó grandes logros en su mandato y le regresó a los colombianos un estado de derecho que había desaparecido por varias décadas.

Ese legado está en riesgo con esta administración y con la búsqueda de un dialogo que no es más que un intento por parte de Santos para glorificarse en el escenario internacional y reelegirse como presidente.

Es preocupante que Santos haya firmado un acuerdo en Cuba con miembros de las FARC a finales del mes pasado para reunirse en Oslo e iniciar el dialogo.

Asimismo resulta aterrador que uno de los países acompañantes en el dialogo sea Venezuela, país que ha tenido nexos probados con la guerrilla colombiana y donde funcionarios del más alto nivel han estado acusados de colaborar en trafico de armas y droga para esta organización. El general y comandante de las fuerzas armadas venezolanas, Henry Rangel Silva y el general Cliver Alcalá han sido acusados formalmente de haber colaborado con las FARC y otros grupos criminales en la región. Es absurdo pensar que el gobierno que les confirió estos altos puestos sea el mismo que ahora esté dispuesto a “ayudar” a Colombia a alcanzar la paz cuando desde hace muchos años ha hecho todo lo contrario.

Si bien es cierto que una victoria armada tomará muchos años y que su conclusión es difícil de predecir, es aun más peligroso el tratar de dialogar con un grupo que no tiene otra misión mas que atentar contra el pueblo colombiano y traficar drogas por toda la región.

Se piensa negociar con un grupo de asesinos?

Juan Manuel Santos esta jugando una ruleta rusa sumamente peligrosa donde la cabeza de toda Colombia esta en juego. Si un “acuerdo” puede alcanzarse con estos grupos, como puede asegurarse que dejarán un negocio ilícito que representa miles de millones de dólares y que financia las operaciones de grupos insurgentes y terroristas en toda la región. Si la bala se detona y Santos pierde la ruleta, donde acabará el avance substancial que se alcanzo en la ultima administración y que le otorgó un mejor futuro a Colombia y a Latinoamérica?

Esta por descubrirse que pasará el 5 de octubre en Oslo cuando estas negociaciones inicien. Lo que esta claro es que Santos ya expuso sus cartas y el enemigo tiene el control de la mesa. Todos sabemos a quien apoya Venezuela, pero la pregunta es que harán Chile y Noruega como países acompañantes para asegurarle a la región que este incauto intento por la paz no será una capitulación al estado de derecho que tanto ha costado construir.

Felipe Trigos es un Analista de la firma Visión Américas LLC en Washington, DC.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subscribe to our newsletter!

Latest Tweets by @IASecurity

Videos Featuring Our Experts

Kingpins and corruption: Targeting transnational organized crime in the Americas Roger Noriega on the Crisis in Venezuela: The world's response | IN 60 SECONDS

Venezuelan crisis: A brief history by Roger Noriega | IN 60 SECONDS

WAC Philadelphia: Latin America’s Role in 2017 and Beyond, feat. José R. Cárdenas

Promo for CNN's AC360°: "Passports in the shadows", feat. Roger Noriega

Ambassador Roger Noriega on PBS NewsHour discussing U.S.-Mexico relations under Trump

José Cárdenas Interview with Opinion Journal: "Hungry in Venezuela"

Ambassador Noriega Analyzes President Obama’s visit to Cuba on PBS’ ‘Newshour’

About

During the last several decades, the United States has invested billions of dollars in trying to help the governments of Latin America and the Caribbean deliver better lives for their citizens. This has meant helping them increase internal security by combating the illicit growing and trafficking in narcotics and the activities of terrorist groups, as well as helping them to shore up their democratic and free market institutions.

Unfortunately, in recent years, continued progress in these areas has been threatened, not least by the elections of radical populist governments in Venezuela, Bolivia, and Ecuador. These governments have instituted retrograde agendas that include the propagation of class warfare, state domination of the economy, assaults on private property, anti-Americanism, support for such international pariahs as Iran, and lackluster support for regional counter-terrorism and counter-narcotics initiatives.

We are a group of concerned policy experts that fear the results of these destructive agendas for individual freedom, prosperity, and the well-being of the peoples of the region. Our goal is to inform American policymakers and American and international public opinion of the dangers of these radical populist regimes to inter-American security.