¿Está perdida la oposición venezolana?

Felipe Trigos-01El capital político amasado por el candidato de oposición, Henrique Capriles, se ha ido desgastando. La oposición en Venezuela parece retomar ese estado catatónico donde el estatus quo regresa como la forma de lidiar con la dictadura.

Nicolás Maduro, no pudo contrarrestar, por lo menos democráticamente, la voluntad popular y el descontento generado por 14 años de demagogia e ineptitud por parte del régimen chavista.

El pueblo, aun con una intervención desmedida por parte del oficialismo, eligió a un candidato que representaba el NO a la criminalidad, al caos económico, a la corrupción y a la descomposición social.

No obstante, como en todos los gobiernos autoritarios y con el auspicio de Cuba, Nicolás Maduro se robó la elección presidencial y asumió la presidencia ilegítimamente bajo un descontento generalizado.

Días antes de la toma de posesión de Maduro y poco después de su asunción, la oposición contaba con las herramientas y el capital político para salir a las calles y demandar la renuncia de un gobierno ilegítimo controlado por los hermanos Castro en La Habana. Desgraciadamente, amenazas por parte de los cubano chavistas hicieron que la oposición optara por no “incitar” a un movimiento social importante y decidieron buscar de manera “pacifica” la destitución de Maduro.

Esta estrategia, a tres meses de la toma de posesión de Maduro, solo ha reafirmado lo que la comunidad internacional opina sobre la oposición en Venezuela: Una oposición que carece de estrategia, visión a futuro y coraje para hacer frente a criminales como los que gobiernan su país.

En una entrevista reciente conducida por Jaime Bayly, el político y activista Leopoldo López nos dio una probada de lo preocupante que resulta subestimar a criminales con una actitud pacifista y sumisa. En la entrevista López se negó a catalogar al gobierno de Chávez como una dictadura y a ofrecer una idea clara sobre lo que la oposición tiene planeado para recuperar lo que le fue robado en las urnas. Hasta el  conductor del programa se dio cuenta de la incongruencia y la falta de acción por parte de miembros de la oposición y la negativa de personas que oprimidas bajo ese régimen se niegan a admitir su realidad—demostrando una especia de síndrome de Estocolmo.

Jaime Bayly también ha entrevistado a Henrique Capriles y  a María Corina Machado. Sus intervenciones fueron similares a las de López y provocan disgusto por aquellos latinoamericanos que vemos a un país que día a día se cubaniza más y se niega a salir a las calles (como en la primavera árabe) para recuperar a un país que se encuentra al borde de un desastre que podría tardarse décadas en restaurar.

Pese a que los críticos digan que es muy fácil hablar de salir a las calles cuando se escribe desde otro país y lejos de la línea de fuego,  es indiscutible que si los venezolanos quieren salvar a su país y detener la diseminación aun más profusa de la corrupción y criminalidad en la región, deben tomar decisiones fuertes y sin titubeos. Para lidiar con mafiosos como los que gobiernan Venezuela no se puede ofrecer una rama de olivo y esperar que la democracia regrese a Venezuela por osmosis.

Es cierto que Latinoamérica ha abandonado a Venezuela,  pero también es cierto que la oposición debe ejercer una posición más firme y congruente si espera que países vecinos apoyen una causa que hasta el momento parece sin rumbo y carente de líderes serios.

El capital político y el tiempo se agotan para la oposición. Aun si el gobierno de Maduro se autodestruye, la oposición sigue sin estar preparada para tomar las riendas del país y evitar que otro chavista más competente prolongue el chavismo y profundice el totalitarismo en Venezuela.

Felipe Trigos es un analista para la firma Visión Américas LLC en Washington, DC

4 comments

  1. Chris says:

    Muyyyyy buen articulo!!!

  2. carlos escalonaz says:

    Excelente el análisis, y desafortunadamente para nosotros como Venezolanos, 100% cierto en todo aspecto Práctico y definitorio de nuestra realidad política.

  3. Maria Eugenia Antequera says:

    Estoy de acuerdo con el contenido de su articulo sobre lo que acontece en nuestro pais. En lo que no comulgo con usted, es en referirse a la falta de lideres serios. Quienes usted menciona en su articulo, Enrique Capriles, Maria Corina Machado y Leopoldo Lopez y otros tantos a quienes YO podria mencionar, son lideres serios y altamente calificados y respetados por la mayoria del pueblo venezolano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subscribe to our newsletter!

Latest Tweets by @IASecurity

Videos Featuring Our Experts

Kingpins and corruption: Targeting transnational organized crime in the Americas Roger Noriega on the Crisis in Venezuela: The world's response | IN 60 SECONDS

Venezuelan crisis: A brief history by Roger Noriega | IN 60 SECONDS

WAC Philadelphia: Latin America’s Role in 2017 and Beyond, feat. José R. Cárdenas

Promo for CNN's AC360°: "Passports in the shadows", feat. Roger Noriega

Ambassador Roger Noriega on PBS NewsHour discussing U.S.-Mexico relations under Trump

José Cárdenas Interview with Opinion Journal: "Hungry in Venezuela"

Ambassador Noriega Analyzes President Obama’s visit to Cuba on PBS’ ‘Newshour’

About

During the last several decades, the United States has invested billions of dollars in trying to help the governments of Latin America and the Caribbean deliver better lives for their citizens. This has meant helping them increase internal security by combating the illicit growing and trafficking in narcotics and the activities of terrorist groups, as well as helping them to shore up their democratic and free market institutions.

Unfortunately, in recent years, continued progress in these areas has been threatened, not least by the elections of radical populist governments in Venezuela, Bolivia, and Ecuador. These governments have instituted retrograde agendas that include the propagation of class warfare, state domination of the economy, assaults on private property, anti-Americanism, support for such international pariahs as Iran, and lackluster support for regional counter-terrorism and counter-narcotics initiatives.

We are a group of concerned policy experts that fear the results of these destructive agendas for individual freedom, prosperity, and the well-being of the peoples of the region. Our goal is to inform American policymakers and American and international public opinion of the dangers of these radical populist regimes to inter-American security.