El Senador Corker llega a Venezuela

AEI Por Roger F. Noriega

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Robert Corker, a iniciado una visita a Venezuela en medio de una crisis política y económica que se ha agravado por revelaciones de investigaciones en contra de altos funcionarios del régimen del presidente Nicolás Maduro. La visita de Corker ha generado expectativas por parte de miembros de la oposición democrática venezolana y para un pueblo que está harto de la apatía regional y de concesiones que fortalecen al régimen.

Al aceptar la invitación por parte de miembros de la oposición para visitar el país sudamericano, El senador Corker se ha convertido en el miembro del congreso más importante en visitar Venezuela y podrá atestiguar de primera mano la crisis por la que atraviesa el país. Además de reunirse con lideres de la oposición, Corker  también podrá encarar al presidente Nicolás Maduro y exigirle la liberación de presos políticos, la celebración de elecciones libres y democráticas y discutir las denuncias en contra de miembros de su régimen sobre narcotráfico y lavado de dinero.

A diferencia de la reunión del pasado 13 de Junio entre el Consejero del Departamento de Estado, Thomas Shannon y el acusado capo de la droga, Diosdado Cabello, la visita del Senador Corker podría representar una señal firme de que Estados Unidos está a favor de la democracia, la libertad de expresión y la prosperidad—en lugar de buscar una normalización diplomática con un régimen criminal que continua abusando al pueblo venezolano.

No obstante, el Senador Corker deberá ser muy cuidadoso y no caer victima de manipulaciones por parte del régimen venezolano y sus jefes en Cuba, que han podido engañar a diplomáticos estadounidenses por décadas. Es posible que el republicano de Tennessee esté bien informado sobre la corrupción dentro del régimen, lo que generará más firmeza cuando exija libertades para el pueblo antes de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Aunque Maduro y los criminales a su alrededor no pueden darse el lujo de celebrar elecciones que expongan la corrupción dentro del régimen, se han resistido a llamadas por parte de la oposición para invitar a observadores electorales independientes y neutrales que garanticen condiciones más justas. La visita del senador Corker y más atención por parte del Congreso de Estados Unidos pueden ser la mejor esperanza para que se celebren elecciones libres y justas y para que se de un cambio político.

El Senador Corker es un líder que conoce los riesgos de políticas irresponsables y que se ha opuesto a su implementación sin que existan contrapesos. Como presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado tiene la oportunidad de expresar el sentir del congreso de los Estados Unidos y asegurarse que diplomáticos estadunidenses estén buscando soluciones democráticas y apegadas al estado de derecho—en lugar de buscar medidas que ayuden a que el régimen corrupto y represivo no se responsabilice por sus acciones.

La líder de oposición en Venezuela María Corina Machado, quien fue depuesta de su cargo como diputada por Cabello,  ha sido de las primeras personas en mostrar su beneplácito por la visita de Corker. “Vendrán a Venezuela Senadores de EE.UU. para conocer realidad de primera mano y que nadie les cuente cuentos,” comentó Machado en su cuenta de Twitter. “Confiamos que Senadores de EE.UU. (sic) al venir a Venezuela exigirán liberación de todos los presos políticos y garantías electorales,” agregó.

La coyuntura en Venezuela es muy peligrosa para la estabilidad de la región. Casi 20 años de chavismo han provocado una grave crisis económica, política y social. Aunque es defendible el tratar de evitar el colapso del país, hacerlo en una manera que salve al régimen actual en aras de la “estabilidad” solo prolongará el sufrimiento del pueblo venezolano y aumentará las posibilidades de un resultado más violento.

El Senador Corker, junto al gran numero de líderes que han visitado Venezuela en meses recientes entienden que voltear la cara y pretender que la crisis en Venezuela no afectará a sus países es una irresponsabilidad. Mediante el ejercicio de un liderazgo firme pueden ayudar al pueblo venezolano a liberarse y a reconstruir alianzas de mutuo beneficio con sus vecinos.

Haga click aquí para tener acceso a artículo original en inglés.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subscribe to our newsletter!

Latest Tweets by @IASecurity

Videos Featuring Our Experts

Kingpins and corruption: Targeting transnational organized crime in the Americas Roger Noriega on the Crisis in Venezuela: The world's response | IN 60 SECONDS

Venezuelan crisis: A brief history by Roger Noriega | IN 60 SECONDS

WAC Philadelphia: Latin America’s Role in 2017 and Beyond, feat. José R. Cárdenas

Promo for CNN's AC360°: "Passports in the shadows", feat. Roger Noriega

Ambassador Roger Noriega on PBS NewsHour discussing U.S.-Mexico relations under Trump

José Cárdenas Interview with Opinion Journal: "Hungry in Venezuela"

Ambassador Noriega Analyzes President Obama’s visit to Cuba on PBS’ ‘Newshour’

About

During the last several decades, the United States has invested billions of dollars in trying to help the governments of Latin America and the Caribbean deliver better lives for their citizens. This has meant helping them increase internal security by combating the illicit growing and trafficking in narcotics and the activities of terrorist groups, as well as helping them to shore up their democratic and free market institutions.

Unfortunately, in recent years, continued progress in these areas has been threatened, not least by the elections of radical populist governments in Venezuela, Bolivia, and Ecuador. These governments have instituted retrograde agendas that include the propagation of class warfare, state domination of the economy, assaults on private property, anti-Americanism, support for such international pariahs as Iran, and lackluster support for regional counter-terrorism and counter-narcotics initiatives.

We are a group of concerned policy experts that fear the results of these destructive agendas for individual freedom, prosperity, and the well-being of the peoples of the region. Our goal is to inform American policymakers and American and international public opinion of the dangers of these radical populist regimes to inter-American security.